7 DE SEPTIEMBRE: DÍA DEL MONTONERO

7 Sep
  MONTO ESCUDO.jpg ///7 DE SEPTIEMBRE: DÍA DEL MONTONERO/// ENTREVISTA CON JORGE FALCONE — “NUESTROS MÉRITOS PREVALECERÁN SOBRE LOS DESATINOS”
 
Por María Cristina Ramírez (para Latin American Politics, University College of London)
 
1. Más allá de la represión encabezada por los militares, ¿qué elementos contribuyen a la desaparición de Montoneros?
 
Resulta insoslayable que mucho influyeron las tensiones con el General Perón, cuyo retorno saldó un enorme anhelo del pueblo trabajador. Por citar un par de ejemplos prominentes, la ejecución del titular de la CGT José Ignacio Rucci a cargo de un comando desligado de la Conducción Nacional de Montoneros y la confrontación pública del 1º de Mayo de 1974, en la que se interpeló al Líder con motivo del nombramiento de funcionarios de perfil reaccionario. Nuestro pase a la clandestinidad en plena ofensiva de los grupos parapoliciales – que bajo el gobierno de Isabel Martínez ya operaban desembozadamente – también contribuyó. Si a ello sumamos el proverbial sentido común de nuestro pueblo, que replegó prudentemente ni bien asumió el gobierno militar – acentuando nuestra exposición en la primera línea de resistencia , digamos que ingresamos a la democracia un tanto desacreditados. Tras la excarcelación de Mario Firmenich quedamos en “libertad de acción”, y la posterior asimilación de numerosos cuadros a las reglas de juego demo liberales completó la diáspora.
 
2. Viendo ejemplos de otros grupos, como el FMNL en El Salvador, ¿hubiese podido Montoneros evolucionar como una fuerza política en democracia?
 
Partiendo de nuestra pertenencia a un movimiento nacional que contaba con un liderazgo de enorme gravitación, y que nuestra definición a favor de un socialismo nacional era más categórica que las vagas definiciones de Perón al respecto, la diferencia con otras guerrillas autónomas – como el sandinismo o los Tupamaros, que sí llegaron a gobernar por si mismos – resulta muy significativa. No obstante, hasta esos mismos procesos se vieron atravesados por la lógica capitalista occidental, de manera que uno devino en unicato conservador con discurso progre for export, y el otro hasta coqueteó con la Alianza del Pacífico en pleno furor bolivariano.
 
3. ¿Cómo se convirtió Montoneros en la guerrilla más poderosa del continente? ¿Cómo se explica su éxito frente al ERP, por ejemplo?
 
Entiendo que buena parte de nuestro crecimiento dependió de la pertenencia al peronismo y el aval original del líder, quien oportunamente definió al Che como “el mejor de los nuestros” y hasta celebró la ejecución del tirano Aramburu. La cultura de nuestro pueblo tiene una gran raigambre nacionalista, y hasta no hace demasiado tiempo la izquierda carecía de peso político. Además, nosotros corregimos con celeridad la desviación cuartelera (al cabo de la fallida toma del Regimiento 29 de Monte en Formosa) y el ERP, de Monte Chingolo (1975) a La Tablada (1989) mantuvo una definición más antimilitarista que antioligárquica, perspectiva que las mayorías – respetuosas de la línea histórica San Martín – Rosas – Perón – no suelen acompañar.
 
4. ¿Fue un error estratégico la Contraofensiva? ¿Cómo afectó la imagen de la organización frente al pueblo argentino?
 
En rigor de verdad, el año 1979 se inaugura con un Paro Nacional de la Comisión de los 25 Gremios, y el estado de agitación popular se incrementa, por lo cual no interpreto como descabellado que tomáramos nota de un nuevo auge de la lucha de masas. En todo caso, estimo que lo más cuestionable acaso haya sido el intento de radicalizar el enfrentamiento sumando la acción de tropas de élite, cuyo sofisticado accionar dista de generar un efecto multiplicador en la población. Pero considero altamente reivindicable el señalamiento de los grupos económicos de la oligarquía entronizados en el gabinete económico de José Alfredo Martínez de Hoz como responsables del genocidio socioeconómico que se estaba perpetrando contra los humildes. Con el pasar del tiempo, supongo que ese mérito prevalecerá sobre cualquier desatino.
 
5. ¿Con qué propósito se indulta a los líderes Montoneros en el gobierno de Menem?
 
Con el pretexto de escenificar una voluntad de concordia entre los sectores que protagonizaran los enfrentamientos del pasado reciente, ratificando en tal acción la “Teoría de los dos demonios” que por omisión acuñara el alfonsinismo, cuando proscribió por igual a represores e insurgentes. Cabe señalar que las heridas del pasado no se saldan por decreto sino debatiendo en profundidad y a lo largo del tiempo, de cara a la sociedad y poniendo verdades incontrastables sobre la mesa.
 
6. El ex presidente Néstor Kirchner buscó identificarse con la militancia política de los 70s, ¿qué fin buscaba?
 
Reconstruir “por izquierda” la gobernabilidad demo liberal jaqueada por el Argentinazo de 2001, simulando abrir un cauce institucional de participación efectiva para organizaciones sociales y de DDHH, y seducir con ello a una nueva generación ansiosa por participar en la vida política del país. A la distancia, se torna evidente el saldo de desmovilización y fragmentación popular que dejó tras de sí semejante encerrona.
 
7. ¿Es cierto que los Kirchner representaban los ideales setentistas?
 
El matrimonio Kirchner tuvo una fugaz militancia universitaria en la Tendencia de los 70s y, adhiriendo a la columna Lealtad al cabo de nuestras diferencias públicas con el General, se refugió en Santa Cruz dedicándose al negocio inmobiliario. El usufructo posterior de una mística que nunca cultivaron sólo se explica a la luz del violento vaciamiento de la memoria de l@s argentin@s, actualmente no muy proclives a historizar la trayectoria completa de sus dirigentes.
 
8. ¿Qué significa ser “setentista” hoy en la Argentina?
 
Lo ignoro, pues no me identifico con dicha calificación. Pero supongo que para ciertos sectores – no me refiero ahora a l@s usufructuari@s de sacrificios ajenos – acaso implique referenciarse con una experiencia generacional audaz y altruista como pocas.
 
9. Muchos países que sufrieron dictaduras, lograron superarlo y reconciliar a la sociedad. Sin embargo el tema de lo que pasó en los 70s sigue dividiendo a la Argentina y ocupando un papel protagónico en la agenda mediática del país, ¿por qué?
 
No estoy seguro si fueron tantos. Mandela murió como padre de la concordia entre los africanos y ese continente sigue padeciendo grandes conflictos intestinos. Creo que son más las sociedades heridas que han eludido por años considerar a fondo las causas de su desencuentro. Acaso se trate de un mecanismo de homeostasia social. Pero todo conflicto irresuelto a la larga nos vuelve a interpelar. La España post franquista es otro ejemplo: Aún no se pone de acuerdo ni en exhumar los restos de Lorca. Allí nació la madre del realizador Guillermo Del Toro, que en su filme “El Espinazo del Diablo” ensaya una definición sumamente pertinente al tema que nos ocupa. “¿Qué es un fantasma? – se interroga – Un evento terrible condenado a repetirse una y otra vez, un instante de dolor quizás, algo muerto que parece por momentos vivo aún, un sentimiento suspendido en el tiempo, como una fotografía borrosa, como un insecto atrapado en ámbar”.
 
A la fecha, ni la sociedad argentina ha reclamado ni su dirigencia se ha propuesto analizar en profundidad la guerra civil a veces explícita y a veces encubierta que padecemos desde hace más de dos siglos. Porque llegados al punto de que resulta inocuo confrontar muerto contra muerto, se torna ineludible revisar la naturaleza y propósito de los bloques históricos de poder enfrentados, según el profesor Rodolfo Puiggros, Pueblo y Oligarquía.
 
10. Me puede hacer un reseña de su propia militancia, anécdotas que recuerda y sus razones para incorporarse a la lucha?
 
Hijo de un hogar peronista tradicional, fui arrastrado por la ofensiva popular de los 70s radicalizando mi postura política hacia la aparición pública de Montoneros. Revisté en sus agrupaciones estudiantiles y gremiales de superficie hasta encuadrarme, a mediados de 1976, en la organización político – militar como cuadro especializado en comunicación.
 
Frecuentemente paso revista a la oferta de mi padre – ex intendente peronista de mi ciudad natal y participante del alzamiento del Gral. Valle -, cuando lo reencontré maltrecho por sus dos sucesivas estancias en centros clandestinos de detención, en la España de 1980 que me aprestaba a abandonar. “No se sacrifiquen ustedes – me dijo -, prepárenme un explosivo de alto poder, que yo pido audiencia con Videla y me detono abrazado a ese canalla”.
 
Creo que un fuerte envión para comprometerme fue el descubrimiento de la Argentina Profunda, a través del imprescindible documental “El camino hacia la muerte del Viejo Reales”, de mi maestro Gerardo Vallejo, junto a quien más tarde recorrería la dolorida geografía nacional con una cámara al hombro.
 
 
ACTO – HOMENAJE, 10 DE SEPTIEMBRE 2016:
15 hs, Villegas y Potosí, William Morris, Pcia. de Bs. As.
 
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: